Históricamente el Parquet siempre ha acompañado a las viviendas con su calidez, estética y pisada inconfundible, pero con el paso del tiempo, y si no lo cuidamos bien, este tipo de material puede sufrir mucho y queda bastante desagradable a la vista. Para evitarlo ya sabemos que es recomendable un lijado y barnizado o si ya llevamos muchos años con él la solución puede ser cambiar el suelo, pero es una inversión no disponible para todos los bolsillos. Sin embargo, hoy traemos un truco que puede ayudar a solucionar este tipo de problemas.

Toda la vida, fritar una nuez contra los arañazos en el parquet fue una solución bastante eficiente. Pero hay otro truco mucho más rápido que dejará la madera como nueva. Además, no solo funciona en el parquet, si no que podremos aplicarlo a cualquier tipo de mueble que tengamos estropeado.

La solución es tan simple como untar unas gotas de aceite de girasol en un trapo de algodón y frotar en círculos para que desaparezcan las marcas. Además, si el suelo es de color más oscuro, podemos añadir unas gotas de vinagre de vino tinto a la mezcla para que coja color.

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */