Los pavimentos textiles son un elemento determinante del confort en la sociedad actual, contribuyendo a la calidad de vida en todo tipo de espacios. Sin embargo, ¿quién no escuchado decir que las moquetas dan alergia, o que son muy sucias, o difíciles de limpiar? Pues bien, en esta publicación desmontaremos con datos y razonamientos lógicos todos estos prejuicios.

1er mito: ¿La moqueta aumenta la alergia?

En primer lugar, tenemos que aclarar que la calidad del aire interior de una habitación dependerá de muchos factores: la actividad humana, ventilación, temperatura, humedad, tipo de mobiliario, revestimiento del suelo y la pared, etc. 

Esto nos indica que la conclusión relativa a la influencia de la moqueta en la salud respiratoria debe basarse en las proporciones de alérgenos en el aire y no en los índices hallados en la superficie del suelo. Es decir, en ningún caso la moqueta será por sí sola un factor alérgeno. 

Dicho esto, la conclusión a la pregunta pasa por un razonamiento lógico: el pavimento textil de la moqueta ayuda a fijar el polvo y los alérgenos al suelo dando lugar a un aire más limpio, ya que reduce las partículas en suspensión y, por tanto, ayuda a reducir la manifestación de alergias. 


Captura de pantalla de un celularDescripción generada automáticamente

2o mito: ¿La moqueta favorece el desarrollo de ácaros?

Contrariamente a la idea que identifican a los ácaros como un “contaminante” a eliminar, el ácaro es un componente natural y obligatorio que convive con nosotros y que se alimenta de la eliminación de escamas cutáneas: son inevitables y útiles. 

Aún siendo inevitables, el pavimento textil de ninguna de las maneras favorece al desarrollo de estos debido a que el ambiente favorable para el desarrollo de estos ácaros es el siguiente:

  1. Lugar húmedo, con un porcentaje que ronda entre el 60 y el 80 %
  2. Lugar cálido. Los ácaros prefieren ambientes con una temperatura entre 25 y 30 grados
  3. La comida, y, por tanto, el tránsito de humanos que emiten las escamas de piel; de ahí que sea muy importante la limpieza continua de las superficies pues, a mayor tiempo, mayor comida disponible. 

Estas características eliminan a la moqueta como un lugar óptimo para el desarrollo de ácaros mientras que, por ejemplo, sí lo podría ser la ropa de cama: ¡por cada ácaro de la moqueta hay un millón en nuestra ropa de cama!

Por tanto, si mantenemos la moqueta limpia de ninguna de las maneras favorecerá al desarrollo de ácaros.

3er mito: ¿el mantenimiento de la moqueta es muy caro?

En contra del pensamiento de muchos, la moqueta es un revestimiento de suelo de muy fácil mantenimiento:

  • Su cuidado no exige ningún producto de mantenimiento específico, ni tan siquiera alergénico como las ceras, abrillantadores o detergentes necesarios para otros tipos de suelos como la madera o terrazo. 
  • Tampoco exige ninguna interrupción del tránsito ni secado de las superficies para su limpieza regular

Además, mantiene una frecuencia bastante similar a los pavimentos tradicionales ofreciendo, además, un servicio mucho más barato tal y como calculó el siguiente estudio realizado en EE. UU por el D. Schaffer y D. Anderson.

Aún así, también será importante una correcta elección de una moqueta para facilitar el mantenimiento, teniendo en cuenta que la sensibilidad a las manchas dependerá de dos elementos:

  1. El color. Los colores claros tenderán a resaltar más las manchas que otros colores más oscuros 
  2. La calidad del producto y la construcción de este:

También ayudarán a la prevención de manchas el impedir el depósito de suciedad colocando, por ejemplo, felpudos a la entrada del espacio.

En definitiva, la moqueta es un suelo muy agradecido!

Abrir chat
/* Estilos para menú plegable móvil Divi *//* JS para menú plegable móvil Divi */